Desde su nacimiento la Fórmula 1 ha representado el escaparate más ansiado e innovador de carreras de autos en el mundo, pues dentro de esta competencia también llamada “categoría reina” se estrenan las últimas tecnologías disponibles, lo que la hace la más especial, veloz y espectacular.

 

También te puede interesar: 

 

Aunque en un inicio las carreras de autos no tenían como propósito innovar tecnología, pues más bien eran concentraciones y exhibiciones de autos por parte de sus propietarios, con el tiempo se fueron haciendo populares y mejor aún, escaparates para la innovación.

 

 

 

El casco de protección se puede decir que es una tecnología reciente, pues desde sus primeras apariciones en 1908, más que un casco se utilizaba una media de piel como medida de protección, más para el clima que para otra cosa, pero era tan estorbosa que algunos pilotos decidían no usarla.

Fue hasta 1949 que apareció el primer prototipo de casco semiduro, hecho de cartón, pero la mayoría de los pilotos lo dejaban a un lado, pues además de frágil no era obligatorio su uso.

Para 1968 apareció el primer casco integral de fibra de vidrio, pesaba casi 3 kg. Y protegía un tanto más que sus predecesores. Su evolución se dio debido a un accidente durante El Gran Premio de Sudáfrica donde el monoplaza de Tom Price chocó con un carro bombero, el piloto se golpeo la cabeza y perdió la vida. Este hecho hizo que la tecnología volteara a este detalle.

 

 

En 1980 ingenieros mejoraron la calidad, el peso y la seguridad del casco y de esta manera llegó Tricomp, la primer aleación de fibra de carbono utilizada para este fin, se trató de una aleación de fibra de carbono, fibra de vidrio y diversos polímeros, un casco altamente resistente.

Ese mismo año comenzó una verdadera carrera de investigación alrededor de los cascos, ahora apoyados en la nueva tecnología del túnel de viento.

Para el año 2000 se implementó en los cascos el moderno sistema HANS (Head And Neck Support) inventado por  Robert Hubbard un profesor de biomecánica de la Universidad de Michigan y quien se enfocó en que el casco evitara el “efecto látigo” en los pilotos, evitando las lesiones en cervicales cuando colisionan a altas velocidades.

 


 

Para 2003 el uso de casco se volvió obligatorio en F1 y en la actualidad se utiliza el Zylon para su fabricación, que es un polímero sintético que se encarga de absorbe el impacto, deformándose pero sin romperse.

 

Texto: Raymundo Espinosa







Blvd. Manuel Ávila Camacho No. 50 Oficina 512, Col. Lomas de Chapultepec, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11000, Ciudad de México Tel. +52 (55) 5540 0626
©2015. Car Planet S.A de C.V. Todos los derechos reservados