Noticias Carplanet

¿Sabes cómo afecta la elección de los neumáticos al desempeño de un auto de carreras?

Monza es un circuito legendario de potencia, que ofrece altas velocidades, gracias a sus prolongadas rectas y sus fuertes frenadas, por lo que los compuestos más utilizados serían los blandos y los medios. Daniel Ricciardo y Nico Hülkenberg, pilotos de la escudería Renault F1 tuvieron que mantener su buen ritmo, sobre todo el logrado por Nico al terminar en los puntos en el pasado circuito Spa, para ser recompensados con más unidades y seguir avanzando en el marcador.

También te puede interesar: NISSAN MÁXIMA

El Premio de Monza fue la oportunidad perfecta para abordar la importancia de los neumáticos pues las gomas de la máxima prueba del automovilismo son de linaje ítalo aparte de que es el único proveedor de llantas para la prueba reina desde el 2007. Para el fin de semana de carrera, los equipos tuvieron trece juegos de cauchos y en la tercera fase de calificación cada piloto debió preservar un juego de los tres compuestos.

 

Los compuestos que existen en los diferentes neumáticos en la prueba reina, ayudan a que los monoplazas tengan un mejor desempeño en la pista. Los equipos definen su estrategia de neumáticos considerando las condiciones de pista del premio en curso y la degradación que presentan los cauchos, así como el tiempo que toma una detención en los pits. Para la temporada 2019 se simplificó la gama de colores que identifican la dureza del compuesto. Ahora, hay tres colores (Blanco, Amarillo y Rojo) y cinco compuestos, que van desde C1 a C5, siendo C1 el más duro y C5 el más blando.

Los neumáticos blandos sirven para tener una mejor adhesión a la pista pero tienen un mayor desgaste, mientras que los de compuesto duro tienen mayor durabilidad pero menor adherencia. Los neumáticos con un compuesto medio ofrecen un mayor equilibrio entre durabilidad y agarre al piso, por lo que son los más utilizados en las carreras, sin embargo, los ultra e hiperblandos comienzan a ser los preferidos debido a la velocidad que alcanzan y a que están teniendo más durabilidad de la esperada. 

 

La temperatura de un neumático durante una carrera ronda entre los 80°C y 100°C. Si la temperatura está por debajo de ese rango, la adherencia del neumático disminuye rápidamente. Ahora bien, si la temperatura es mayor a los 100°C, además de perder adherencia, el neumático se desgasta más rápido. Estos cambios de temperatura dependen de varios factores, desde las condiciones climatológicas (la temperatura del asfalto y el ambiente), el deslizamiento del neumático contra el asfalto, el calor proveniente de los frenos, hasta la carga y trabajo soportado por el mismo neumático. 

Con temperaturas mayores a 120°C, se comienzan a producir ampollas en el neumático. Este sobrecalentamiento se origina en la parte interior de la llanta. A esta degradación se le conoce como blistering y ocurre más comúnmente en los neumáticos traseros. Los principales factores que lo causan son la alta aceleración y la presión que llegan a sufrir las gomas con el constante trazo de las curvas durante una carrera. Otras causas pueden ser una elección equivocada de compuesto o una conducción excesivamente agresiva por parte del piloto.

 

Otro fenómeno bastante común que afecta los neumáticos es el graining, el cual produce vibraciones y reduce el agarre del monoplaza en el asfalto. A diferencia del blistering, el graining se inicia en el exterior del neumático, específicamente en la banda de rodadura. Suele darse como consecuencia de una combinación de dos factores: un asfalto más frío de lo normal y un calentamiento exterior del neumático elevado. También se diferencia del blistering porque este fenómeno se produce en las llantas delanteras. 

©2015. Car Planet S.A de C.V. Todos los derechos reservados